Renacimiento

Ayer asistí al parto de mi alma.
La recibí, la abracé con amor y
la integré en un cálido reencuentro.

Ahora caminamos juntas,
somos una, hacia un mismo objetivo.

Bendigo mi pasado, cada experiencia, cada persona.
Bendigo cada día en este lugar, cada dolor, cada momento de frío aislamiento.
Bendigo mi fortaleza y mi valentía para seguir avanzando,
aunque el peso y la pena iban aumentando,
aunque los días eran cada vez mas oscuros,
y mi corazón ya casi no podía sentir nada.

Bendigo a mi Espíritu que me guió y me empujó
hasta este momento de Renacimiento.
Perdón, lo siento, te amo, gracias.

20/10/2018
Cecilia Lema

 

 

 

¿Te gustó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *