Límites

Yo puedo entender al otro, su historia y su vida,
ser consciente de los motivos que lo llevan a actuar como lo hace,
pero no significa que permita su accionar en mi vida.
No significa que me deje avasallar, maltratar o usar.

Yo elijo, cada día, quien quiero que sea parte de mi vida,
que energías dejo que me rodeen,
que palabras quiero y permito escuchar.
Yo elijo, cada día, lo que permito del otro hacia mi.

Poner límites a los demás,
delinear con una línea imaginaria mi campo y definir lo que permito y lo que no.
Y respetar esos límites es cuidarme, cuidar mi esencia y mi ser.
Y la reacción, el entendimiento o el enojo, que provoque en el otro
está relacionado solo con él y su propia experiencia.

Poner límites es amarme y cuidarme. Siempre.

 

Cecilia  Lema

¿Te gustó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *