¿De qué hablamos cuando hablamos de amor incondicional?

Culturalmente crecemos con una idea de lo que es el amor, creemos que el amor es esa relación que vimos en nuestros padres o familiares, creemos que el amor solo es una pareja, un amor no correspondido, o aquello que sentimos por otra persona. Pero el Amor es mucho más que eso.
El amor incondicional no lastima, no duele, no genera ataduras, no nos quita libertad. Por el contrario, el amor incondicional nos brinda esa libertad que traíamos al nacer, nos permite Ser.  Se siente en lo mas profundo de nuestro corazón por todos aquellos que nos rodean, aunque no los conozcamos, es un amor sano que acepta al otro como es y lo ayuda a crecer.

 

El amor no es lo mismo que enamoramiento. Cuando nos unimos a otra persona y la elegimos como pareja debemos entender que somos dos almas que deben acompañarse en el camino, pero cada cual debe seguir por SU camino, porque seguimos siendo dos personas independientes, con sus propios ideales, emociones y sentimientos. Si realmente se ama al otro, ¿Por qué querer que cambie? ¿Por qué desear que deje de ser lo que es para que se transforme en lo que nosotros queremos que sea? La palabra incondicional lo dice todo: no hay condiciones. No hay condiciones para que ames al otro, se acepta como es, se ama como es. Crecemos buscando nuestra media naranja pero no nos damos cuenta que cada uno de nosotros somos una naranja completa, que simplemente debemos encontrar otra naranja que quiera compartir su vida con nosotros, yendo por caminos paralelos pero independientes, libres.

El amor incondicional es un sentimiento puro, el más puro que puedas sentir en tu vida. Por qué no intentarlo? Por qué no buscarlo dentro tuyo?

Cecilia Lema

¿Te gustó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *