Abrazando mis miedos

De pronto un día me paro frente a mi vida y veo que estoy rodeada de bloqueos. Quiero iniciar tal proyecto pero no se da, quiero mudarme pero no se da, quiero enamorarme pero no se da, quiero estar mejor de salud pero no se da… quiero, quiero, quiero… y ahí me quedo. Estancada, sin poder avanzar, solo soñando. Y me pregunto y le pregunto al Universo de donde viene ese no poder ir hacia mis deseos. Y una simple palabra viene a mi mente: MIEDOS. Y asi, en mayusculas.

Comienzo a dejar que las imágenes vengan buscando en mi interior con plena sinceridad. Cuesta verme con miedos cuando siempre fui tan fuerte, tan independiente, tan segura, tan osada. Pero me animé y dejé que asome un primer miedo, y entonces ahí estaba, tan paradito frente a mi diciendome que aunque no me hiciera cargo él vivía dentro mio. Lo miré y lo acepté. Y otro apareció detras, me costó un poco pero también lo acepté. Y las lágrimas iban fluyendo a la par de todos los temores que se presentaron frente a mi. Y ahí estaba yo, rodeada por mi parte más oculta que me decía que ya era tiempo de dejarla salir, de aceptarla, de integrarla. Porque es parte de mi, de mi Ser, de mi esencia. 

Entonces, comencé a abrazar a cada uno de mis miedos, entendiendo que esa misma energía podía transmutarla y convertirla en amor y valentía para dejar que “querer” y empezar a “vivir”.

 

¿Te gustó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *